¿Por qué aprender de tus errores es la mejor manera de perder tu valioso tiempo?

Tengo dos libros en mi poder. Uno de ellos se titula “cosas que no funcionan”. Otro “cosas que sí funcionan”. ¿Cual de ellos te gustaría tener?

Estoy seguro que todos hemos hecho la misma selección. El de las cosas que funcionan. ¡Bien!

Aprender de tus errores o aprender de los errores de los demás.

Ni una cosa ni la otra.

Creo que es más interesante aprender lo que sí funciona.

Esto no va de elegir el camino fácil. Sino, del camino que ya han hecho otros. En trabajar, no más, ni peor, sino de manera más inteligente.

Y ¿por qué expongo esto?

Porque tras tener un hijo, me he dado cuenta de que el tiempo es más valioso de lo que pensaba y, cada vez, tengo menos tiempo para realizar lo que hacía antes. Ahora, tengo que llegar a los mismo resultados o mejores que antes, pero en menos tiempo.

Por lo tanto, si quiero probar o lanzarme en cosas nuevas, no puedo permitirle el lujo de perder el tiempo. Prefiero perder dinero a perder tiempo. El dinero perdido se recupera o se puede volver a ganar, pero el tiempo, no. 

Si te dicen de cruzar un campo de minas ¿cómo lo atravesarías? ¿Aprendiendo de tus errores? No lo creo. No te lo aconsejo…  Utilizarías el conocimiento de alguien que ya lo ha cruzado y sabe donde están las minas ¿no?

Entonces, ¿por qué seguir cometiendo errores?

No entiendo porqué la sociedad sigue diciéndonos que tienes que aprender más sobre las cosas que no funcionan y  que  aprendas de tus errores.

La perfección se consigue con la práctica.

¿Cuántos de vosotros habéis escuchado que la perfección se consigue con la práctica? Casi todos ¿verdad? Pues siento deciros que no es así.

La perfección se consigue con la perfecta práctica.  Así lo dijo Vince Lombardi, 1913-1970, coach de fútbol americano cuyos dichos como entrenador han quedado para la posteridad. 

¿Qué pasaría si lo que estuvieras practicando fuera un método equívoco? ¿Y si encima, lo repites una y otra vez probando cada vez una cosa diferente? ¿De qué te sirve aprender si el sistema que estás haciendo, no funciona? Lo único que estás consiguiendo es perder lo más preciado que tiene el ser humano: el tiempo.

Pero si estuvieras haciendo el proceso correcto, la práctica perfecta, muy pronto veríais resultados, ya que estás aplicando un sistema que funciona. ¿Verdad?

Si existiera una masterclass sobre el cómo hacerte millonario ¿cual elegirías? ¿Aquella impartida por un millonario que ya ha cometido todos los errores pero que es millonario y te va a decir cual es el sistema que hay que seguir? O ¿elegirías aquella impartida por una persona que te va a contar todo lo que no hay que hacer,  y que encima,  no es millonaria?

Un becario llega a su primer curro. ¿Qué suele pasar?  Pues que un compañero le enseña el sistema que hay que hacer para realizar el trabajo correctamente ( la perfecta práctica). Así, al cabo de un tiempo, habrá conseguido hacer el trabajo perfectamente. Es decir, la perfección.

Si vas a hacer la cena de navidad en tu casa y todo el mundo tiene puesta la mirada en la comida que vas a preparar. ¿De verdad vas a probar a hacer varias recetas hasta dar con la buena o vas a buscar a la persona que tiene una infalible para ocasiones como esas y sabe exactamente la cantidad de ingredientes y temperatura adecuada para hacer la receta perfecta?

Y así, podríamos seguir un buen rato.

Insisto. Que nadie entienda lo contrario. Se pueden y se tienen que seguir cometiendo errores pero, siempre y cuando, uno esté perfeccionando la perfecta práctica. Es decir, este utilizando un método que ya ha sido probado y funcione.

Busca el sistema, el proceso, la metodología. Porque existe. Hay gente que seguro ha pasado por ello.  No repitas los mismos errores. Busca el sistema perfecto, invierte más tiempo en buscar ese sistema y, luego, ponlo en marcha  y practica.

La perfección se consigue con la perfecta práctica.

Publicado por

Jorge Guillén García

Creo que las personas son capaces de conseguir cosas extraordinarias cuando tienen el apoyo necesario. Me gusta hacer creer y ver que existen otras vías para hacer las cosas y marcar la diferencia. Y por eso, me levanto cada mañana con el entusiasmo de descubrir esa magia que hace que la gente crea y se de cuenta de las extraordinarias cosas que son capaces de hacer, conseguir o crear. A lo largo de estos 15 años, mis habilidades estratégicas, creativas y comunicativas, han ido mejorando con los años. Y he podido ayudar a los demás a creer y descubrir en que se pueden hacer las cosas de otra manera, a desarrollar estrategias creativas para que alcancen sus objetivos, sus sueños o sus necesidades y a inspirarlos a crear y realizar cosas que puedan recordar. Un reto que he tenido la oportunidad de vivirlo y sigo viviendo desde los principales agentes que forman parte de cualquier proceso de comunicación: productora de contenidos, agencia creativa y agencia de medios.

¿Qué opinas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s